11/2001 - Camboya

Viaje a Camboya de 5 días visitando Phnom Penh y Angkor (Siem Reap) y  los templos: Angkor Wat, Banteay Srei, Pravat Kravan, Bakong, Ta Prohm, Bayon,Meban Orientale, Pre Rup, Sras Srang, Preah Ko, Solei, Banteay Kdei, Angkor Thom, Baphuon, Phimeanakas, Terraza del Rey Leproso, Terraza de los Elefantes, Preak Khan, Preah Neak Peaus.

La Capital Phnom Penh nos recibe con una nube de tierra roja ya que sólo las calles principales están pavimentadas.

Visitamos el Palacio Real, residencia del rey Sihanouk y, en particular, la Pagoda de Plata, la cual está pavimentada con 5.000 baldosas de plata que pasan más de un kilo cada una. Alberga la Buda de Esmeralda, estatua de oro que pesa unos 90Kg y tiene incrustados unos 9.584 diamantes.

Resulta interesante el cercano Museo Nacional que cuenta con una excepcional colección de estatuas, en particular la representación del rey Jayavarman VII, quien, desde 1181 hasta 1219,  reconstruyó por completo Angkor.

El periodo en que estuvo en el poder Pol Pot y sus  Khmer Rojos  (años 1975/1979) es recordado en el Museo del Delito, ubicado en el mismo campo de concentración y tortura de la época.

Finalizamos la breve visita de la capital en el mercado cubierto.

Llegamos a Angkor (Siem Reap) con un avión Antonov muy viejo.

Angkor floreció en el período de 800 a 1.400.

En comparación con los templos de Bagan (Birmania), los de Angkor, construidos por el pueblo Khmer, son numéricamente inferiores, pero mucho más grandes y distantes entre si. Éstos fueron abandonados progresivamente. El bosque los invadió hasta cubrirlos totalmente.

Angkor fue olvidada hasta 1870 cuando los templos fueron “redescubiertos”  por arqueólogos franceses.  Visitamos varios templos (Meban Oriental, Pre Rup, Sras Srang, Preah Ko, Solei, Banteay Kdei, Angkor Thom, Baphuon, Phimeanakas, Terraza del Rey Leproso y Terraza de los Elefantes, Preak Khan, Preah Neak Peaus).
Los templos más importantes se describen a continuación.

El Angkor Wat es la joya del lugar, el más grande y el más espectacular.  Está rodeado por un foso. Más allá de la entrada, recorremos un largo camino, en cuyos laterales hay importantes edificios como la biblioteca y la piscina.

El templo tiene tres plantas con galerías que las conectan entre si.

La galería inferior está totalmente esculpida, los bajorrelieves representan sucesos históricos y seres mitológicos y son de fascinante belleza.

Tardamos más de una hora en coche para llegar al templo más lejano, el Banteay Srei. Es un templo hindú dedicado al dios Shiva, que data de finales del siglo X. Cuenta con tres torres centrales y hermosos bajorrelieves perfectamente conservados.

También el templo Prasat Kravan es un templo hindú y data de inicios del  siglo décimo.

Tres grandes y hermosos bajorrelieves de Vishnu  (Vishnu montado a  Garuda y Vishu dando un gran paso en el Universo) dentro de las torres.

Igualmente bello es el  bajorrelieve de Lakshmi, la esposa de Vishnu.

El Templo Bakong es el más grande e interesante del grupo oriental y representa el Monte Meru.

Está dominado por una torre central y hay otras ocho torres más pequeñas repartidas en cinco niveles.

Desafortunadamente todos los elefantes colocados en las esquinas del templo están en muy mal estado y han perdido su trompa. Resulta interesante también, el monasterio budista cercano.

El  mágico encanto de Angkor, invadido y envuelto por la exuberante vegetación tropical, tal y como apareció a la vista de  los arqueólogos en la segunda mitad del siglo pasado. Sigue intacto en el templo Ta Prom, donde los enormes árboles envuelven y parece que quieren proteger, con sus enormes y ramificadas raíces, a los edificios sagrados del siglo XII, en una fantástica simbiosis entre la obra del hombre y la imparable fuerza creadora de la naturaleza.

El templo Bayon es el misterioso templo-montaña construido por Jayavarman VII, con sus 54 torres santuario, en cuya parte superior se puede ver, dándose la vuelta hacia los cuatro puntos cardinales, más de 200 caras del rey – Buda que observa y sonríe dulcemente a todo el vasto imperio.

Subimos al interior del templo a través de interminables escaleras empinadas y a través de largos y oscuros pasadizos.

Finalizamos nuestra estancia con la visita de los pueblos flotantes del Lago Tonlè Sap.

Es curiosa su manera de vivir. Nos sorprendió ver que sus barcos, verdaderas tiendas flotantes, van ofreciendo sus mercancías de casa en casa y que éstos no eran no sólo una tienda, sino también una casa.

Conocimos a mucha gente, todos ellos interesantes desde un punto de vista fotográfico, especialmente los niños.

Los niños se mostraron inmediatamente amistosos, ofreciéndonos lirios de agua recogidos especialmente para nosotros.

Después de disfrutar de una gran comida a base de ranas y anguilas, dejamos Angkor.

El video del viaje puede verse haciendo clic en el siguiente enlace: https://www.youtube.com/watch?v=Nw9zr-4hsXM