11/2003 - Ecuador: Islas Galápagos

Viaje de 6 días a Ecuador visitando Quito, Mitad del Mundo, Islas Galápagos, Isla Baltra, Isla Santa Cruz, playa Las Bachas, Isla Española, Punta Suárez, Bahía Gardner, Isla Santa Fe, Islas Plaza, Isla Plaza Sur, Isla Pinta, Puerto Ayora, Centro Darwin, Estación Científica Charles Darwin, El Solitario George.

Llegamos a las Islas Galápagos aterrizando en el aeropuerto situado en la Isla Baltra.

Nos da la sensación de haber llegado al Paraíso Terrenal, a un zoológico sin redes de seguridad para los animales.

Los intrusos somos nosotros los hombres.

Las autoridades nos recuerdan que debemos mostrar respeto por los animales de forma tal que estos no noten, o apenas,  la presencia del hombre. No le temen y viven de forma natural junto a él.

Nuestro barco, como todos los barcos que visitan las Islas, tiene una ruta fija establecida por las autoridades, tanto en el itinerario a seguir como en los horarios a respetar.

No quedamos muy satisfechos por nuestra elección (el barco era muy pequeño y con notables deficiencias) por lo que aconsejo elegir otro tipo de embarcación para poder aprovechar los mejores servicios que los barcos más grandes pueden ofrecer, aunque el coste sea mayor.

Salvo por estas consideraciones, no nos podemos quejar de la excursión realizada.

El primer espectáculo maravilloso nos lo ofrecieron las fregatas.

Aves que son casi en su totalidad negras con una gran envergadura (hasta 230 cm.).

Estas giran acrobáticamente y, en ocasiones, se zambullen de cabeza en el mar para capturar los peces que han avistado.

Los machos tienen una gran bolsa en el cuello de color rojo que en época de apareamiento la inflan para atraer a las hembras.

Nos llama la atención un movimiento inusual en el espumoso mar. Es un cardumen de sardinas. También los pájaros se sienten atraídos y para ellos es la ocasión de disfrutar de una comida abundante.

De inmediato comenzamos a navegar para visitar varias islas.

La primera visita la realizamos a la Isla Santa Cruz, donde llegamos con un “húmedo desembarco”, en la Playa Las Bachas. En la Isla debemos seguir el sendero marcado con piedras. El impacto fue magnífico: vimos a la Iguana Marina, garzas azules, flamencos rosas y un cangrejo rojo que se mueve muy rápidamente tanto que es llamado “cangrejo corredor”.

A las 20:30 comenzamos a navegar hasta llegar a la Isla más meridional del archipiélago de Galápagos, la Isla Española.

El mar estaba agitado y el barco era pequeño así que …  bailamos toda la noche.

A las 8:00 desembarcamos, “desembarque seco”, para dar un paseo de casi tres horas por la localidad Punta Suarez.

Tuvimos un encuentro cercano con el león marino, el alcatraz de pies azules, el albatros de las Galápagos, pelícanos marrones y otro tipo de iguana marina, muy colorida.

Después del almuerzo a bordo, navegamos un poco hasta llegar a otro punto de la Isla Española, la Bahía Gardner.

En este lugar nos dimos un baño inolvidable porque estábamos rodeados de enormes leones marinos que comenzaron a nadar a nuestro alrededor, como si quisieran jugar con nosotros.

Una experiencia inolvidable!!!

Estábamos en la cama a las 20:00 para intentar dormir un poco sin el ruido de los motores y el vaivén de las olas.

De hecho, la salida estaba prevista para las 24:00 y la navegación programada hasta las 6:00.

Eran las 7:00 cuando desembarcamos en la Isla Santa Fe.

Dimos una vuelta de casi dos horas y tuvimos la suerte de ver  el tipo de Iguana de Tierra que vive solamente en esta Isla, Iguana que se mimetiza con la vegetación y no siempre se consigue ver.

El barco comenzó a navegar hacia las Islas Plaza a las cuales llegamos alrededor de las 12:00.

Desembarcamos en la Isla Plaza Sur para ver los cactus gigantes y las Iguanas de color rojo y verde. Además de la Gaviota de cola bifurcada, el gran León Marino y Pingüinos Spheniscidae.

Nuestro recorrido por las distintas islas del Archipiélago de Galápagos ha finalizado.

Empleamos toda la tarde para navegar a la Isla de Santa Cruz, donde se encuentra el puerto y el centro urbano más importante: Puerto Ayora.

No fue interesante el paseo por la ciudad.

A la mañana siguiente nos despertamos a las 5:00 para ir a visitar a las tortugas gigantes del Centro Darwin.

Entre ellas, la famosa tortuga llamada el Solitario George (Lonesome George), único sobreviviente de las tortugas gigantes de la Isla Pinta.

Visitamos también la Estación Científica Charles Darwin donde se crían tortugas gigantes, desde el nacimiento y durante cinco años, periodo en el cual su probabilidad de supervivencia es escasísima, para después regresarlas a su hábitat natural.

Partimos a nuestro pesar.  Pasamos unos días inolvidables!!!

Efectivamente el Archipiélago de Galápagos es un verdadero PARAÍSO TERRENAL.