09/1998 - Estados Unidos – 2^ parte – de Gran Teton a Colorado Springs

Viaje a USA ( Estados Unidos de América) de 20 días;  en esta segunda parte que visitamos: Parque Nacional Grand Teton, Jackson, lago Bear, Salt Lake City, Parque Nacional de Bryce Canyon, Anasazi Indian Village, Parque Nacional Capitol Reef, Lake Powell, Monumento Nacional de Natural Bridges, Parque Nacional Canyonlands, Moab, Parque Nacional Archs, Mesa Verde, Durango, Silverstron, Parque Nacional Great Sand Dunes, Colorado Springs, Royal Gorge Bridge.

 

 

 

 

Dejamos atrás Yellowstone e ingresamos en el Parque Nacional del Gran Teton, considerado el “más joven” de las montañas Rocosas por tener tan “sólo” 10 millones de años.

Los paisajes son siempre más amplios a medida que cruzamos bosques y lagos.

En el horizonte se elevan las cimas nevadas entre las cuales destaca, la grande y majestuosa, cima del Gran Teton.

Recorrimos el Jackson Hole, una vez famoso por ser un inmenso e ilimitado sitio para la cría de caballos y de ganado gracias al río Snake que los atraviesa.

Admiramos muchas vistas de la naturaleza, también fue interesante la visita a un pueblo al estilo western llamada “Jackson” con sus aceras en madera, los arcos de triunfo hechos con los cuernos de los alces, casas de madera y el típico bar de vaqueros (Cowboy), donde las sillas están hechas con sillas de montar.

Dejamos atrás estos lugares encantadores con unos 5 grados bajo cero y nos dirigimos, pasando de un estado a otro, hasta la capital de Idaho: Salt Lake City.

Al principio cruzamos un magnífico valle de suaves pendientes, al principio con muchos bosques, luego con árboles cuyos colores pasaban del amarillo al rojo intenso.

Más tarde costeamos el lago Bear para adentrarnos en el Cache Valley rodeados de vegetación muy colorida.

Salt Lake City, es la capital de los mormones, por una parte está la depresión del lago de sal, del otro lado predomina la cordillera, que en el invierno de 2002 fueron sede de los Juegos Olímpicos de Invierno.

Los mormones llegaron allí en 1847, provenientes del este, recorriendo el estrecho desfiladero de la “Pioneer Trail”.

Una vez que superaron el desfiladero “desembocaron” en una gran llanura y decidieron que ese “era el sitio ideal” para asentarse.

En el viaje de 1990 quedamos encantados con el Parque Nacional de Bryce Canyon, así que nos regalamos una segunda y más profunda visita que incluyó: el Yovimpa Point, el Rainbow Point, el Ponderosa Canyon, el Agua Canyon, el Natural Bridge, el Swamp Canyon, el Inspiration Point y finalmente el Sunset Point, por el cual descendimos hasta el corazón del Bryce recorriendo el  Navajo Loop.

Todo esto está documentado también en el viaje de noviembre de 1990.

Invito a quién me lee a visitar dicho viaje.

Dejamos el Bryce y recorrimos una hermosa carretera escénica con paisajes verdes.

Encontramos pequeñas ardillas, visitamos el Parque Estatal Indian Village Ananazi antes de llegar al Parque Nacional Capitol Reef, que es de una belleza extraordinaria.

Algunas de las paredes de estas rocas muestran hermosos petroglifos indígenas.

Recorrimos durante cientos de kilómetros un desolado y árido desierto, después de repente, la tierra parece hundirse.  Debajo nuestro vimos las calmas y profundas aguas del Lago Powell.

Era ya al atardecer cuando llegamos al Monumento Nacional del Natural Bridges.

Aunque vimos los “puentes naturales” desde una distancia considerable ya tuvimos una clara percepción de su gran tamaño.

El día siguiente visitamos el Parque Nacional Canyonlands.

Dedicamos casi un día entero a la visita del Parque Nacional Arches porque, además de los traslados en auto, es preciso recorrer senderos a pie que llevan a los puntos de observación de los distintos arcos. El área protegida preserva más de dos mil arcos de piedra arenisca naturales, por ende quedando expuestos a posibles derrumbes debidos a la erosión.

El arco más famoso, que está representado en las matriculas de los autos del estado de Utah, es el Delicate Arch.

Mientras que el Landscape Arch es el arco natural más largo del mundo.

Subimos hasta los 2700 metros de altura al Parque Nacional de Mesa Verde.

Los indios comenzaron a poblar esta meseta alrededor del año 1600; construyeron sus casas en el interior de las cuevas excavadas en los lados de los acantilados.

Estas viviendas, cada una de las cuales tiene su propio nombre  (Sun Temple, Cliff Palace, Balcony House), están todavía bien conservadas y son visitables.

Nosotros nos limitamos a visitar la “Spruce Tree House” (casa de abeto), maravillosamente conservada.

Continuamos nuestro viaje hasta Durango que nos recibió con una gran nevada.

Recorremos con un tren a vapor de fines de 1800, el trayecto que separa Durango de Silverton, localidad situada a más de 3.000 metros de altura que nos recibió con 20 cm de nieve fresca, caída durante la noche.

Silverton se hizo famosa porque está rodeada por numerosos yacimientos de oro tanto es así que la carretera que la une con Durango es llamada “Million Dollar HWY” (autopista del millón de dólares).

El recorrido en tren es espectacular: primero porque las vías fueron construidas en medio de las montañas y pasa por temibles precipicios, luego se adentra costeando un arroyo que transcurre en medio de pinos, abetos y abedules, cuyos colores, nos fascinaron y estaban acompañados por el azul del cielo y las montañas cubiertas de nieve.

Abandonamos está magnífica meseta para dirigirnos a las llanuras de Colorado Springs y Denver, aunque detrás predominan las vistas del macizo rocoso de las Rocky Mountains (Las Rocosas).

Nos desviamos un poco para visitar el Monumento Nacional de las Grandes Dunas de Arena.

Es espectacular la vista de las Dunas y detrás el imponente macizo de las montañas de la Sangre de Cristo.

Colorado Springs nos impresiona por el gran tamaño de sus centros comerciales, situados en la periferia en un barrio denominado “La Ciudadela”.

Aprovechamos nuestro último día en norteamérica para visitar el puente más alto del mundo, el puente Royal Gorge. El río Arkansas fluye 320 metros más abajo.