09/2011 - Francia, Lyon, Burdeos y Toulouse

Viaje de cuatro días visitando: Lyon: la Catedral de St. Jean, el Ayuntamiento, la Torre del Reloj, Plaza de Terreaux con la Fuente de los Cuatro Ríos, el Santuario de Notre Dame de Fourvière, la Bolsa y el Teatro Nacional Popular; Burdeos: la Catedral de St Andre, la plaza de Rohan, la Torre Pey Berland, Explanada de los Quinconces, el monumento a los Girondinos, la Plaza de la Bolsa con la fuente de las Tres Gracias, el Palacio de Aduanas y la Bolsa de Valores, Puerta Cailhau, la Iglesia Ste Croix, Iglesia St. Michel, Puerta de la Grosse Cloche-; Toulouse: Catedral de St. Etienne, el Capitole, la basílica de Saint-Sernin, la iglesia de Notre Dame du Taur, el Point-Neuf, Les Iglesia de los  Jacobinos, el Palacio de Assézat, el Palacio de Bellas Artes, el Museo “des Augustins”,  el Convento Agustino.

Comienzo la visita de Lyon con algunas fotos panorámicas de la ciudad, particularmente del barrio popular cuyas casas antiguas tienen todas los mismos techos y chimeneas.

Después están las fotos del río Ródano, que cruza la ciudad.

Más tarde visitamos la Catedral de St Jean con su bonita fachada gótica. El interior está caracterizado por las exquisitas vidrieras del siglo XIII.

El Ayuntamiento es considerado uno de los más hermosos edificios de Francia. En la fachada pudimos ver una estatua en relieve de Enrique IV y la torre del reloj. En frente está la plaza de Terreaux que está embellecida por la Fuente de los cuatro Ríos.

El Santuario de Notre Dame de Fourvière, está en la cima de una colina, cuenta con vistas a la ciudad.

Es espectacular el edificio de la Bolsa, que he fotografiado en el reflejo de las ventanas debido a la falta de profundidad.

Muy cerca se encuentra el Teatro Nacional Popular.

Después de un largo viaje por la autopista (unos 600 km) llegamos a Burdeos.

Primero visitamos la gran Catedral de St André rodeada por la gran Plaza de Rohan. Más aislada se encuentra la Torre Pey Berland (del 1400). El ábside de la Catedral, una obra maestra del gótico, es de los primeros años del siglo XIV.

El interior es magnífico.

En la Explanada de los Quinconces destaca una columna que es el monumento a los Girondinos en cuya parte superior hay una estatua de la Libertad.

Cerca de la orilla del río Garona hay dos columnas rostrales.

Más adelante nos encontramos con la Plaza de la Bolsa, considerada la más bella de la ciudad, en cuyo centro se encuentra la Fuente de las tres Gracias. La Plaza de un lado da al río Garona, mientras que del otro lado hay dos edificios, la Aduana y la Bolsa.

Continuamos con el paseo a lo largo del Garona hasta llegar a la Puerta de Cailhau para ir más tarde hasta la Iglesia Ste Croix con una preciosa fachada en la cual destaca la estatua ecuestre de San Jorge. Es especialmente bonito el portal central.

No se puede visitar el interior al igual que la Iglesia de St Michel que tiene un hermoso portal gótico. Aislado se encuentra el campanario.

Culminamos la visita de Burdeos con la Puerta de la Grosse-Cloche, considerado el edificio más característico de la ciudad.

Debajo de las torres, hay un amplio arco que alberga a una gran campana. La parte inferior de la fachada está adornada con un espectacular reloj astronómico.

Velozmente nos trasladamos por la autopista y en unas dos horas llegamos a Toulouse.

Comenzamos la visita de la ciudad por la Catedral de St Etienne. La fachada está decorada con un gran arco gótico coronado con un igualmente grande rosetón. En el interior hay un monumental altar mayor del siglo XVII.

Son también interesantes el coro y las vidrieras, además de algunas capillas que destacan por su belleza.

Destaco la estatua de Juana de Arco y las dos dedicadas a San Jaime.

La gran fachada del Capitolio da a la homónima plaza. Fue construido como sede del Ayuntamiento y lo sigue siendo hoy en día. El pequeño patio interior conduce a la parte posterior en donde hay una torre del homenaje cuadrada.

Son muy bellas las amplias salas decoradas con grandes frescos pintados por artistas locales y donde están representados episodios y hombres ilustres de la ciudad.

Es muy grande la Basílica románica de St Sernin que durante el Medioevo fue una de las etapas del peregrinaje a Santiago de Compostela. La fachada estaba siendo restaurada. Al costado de la Basílica, precedida por un arco renacentista, está la Puerta Miégeville, con finos capiteles tallados, además de  relieves y estatuas de exquisita belleza.

Continuamos con la visita de la Basílica de St-Sernin. Es muy bonita la zona que está enfrente de la entrada al Tesoro, lugar en el que se conservan varios relicarios preciosos.

Finalizada la visita nos dirigimos hacia la orilla del Garona.

A lo largo del camino pudimos ver la preciosa fachada del siglo XIV de la Iglesia de Notre Dame du Taur.

Vimos el Point-Neuf considerado el más bonito de la ciudad.

La Iglesia de los Jacobinos, tiene una fachada de ladrillos rojos y una torre octogonal enriquecida con ventanas geminadas.

Son muy bonitas las dobles columnas que adornan el claustro.

Es majestuoso el interior donde otras columnas dividen en espacio en dos naves.

Son coreográficas las nervaduras del techo y son muy bonitas las vidrieras.

Es de destacar la tumba de Santo Tomás de Aquino.

El Palacio renacentista de Assézat es considerado uno de los edificios más bellos de Francia; Fue construido en 1500 y cuenta con un hermoso patio.

La fachada del Palacio de Bellas Artes es muy bonita.

El Museo de los Agustinos se encuentra en el interior del Convento Agustino y está dedicado a la escultura y a la pintura.

Es particularmente bello el claustro gótico de finales de 1300 enriquecido con arcos y columnas.  En las galerías se pueden ver esculturas medievales.

En el interior de la Iglesia están expuestas varias esculturas. La última es la estatua de madera policromada de Notre-Dame de Grasse.

Finalizo la visita de Toulouse con fotos de la ciudad y de algunos aspectos curiosos.