01/ - desde Johdpur hasta Jaisalmer: Fort Pokaram y, en Jaisalmer: el Templo, la ciudad, los cenotafios reales, los eunucos

Ver el viaje completo India, Rajastán
  • Fort Pokaram
  • Fort Pokaram
  • Jaisalmer
  • Jaisalmer
  • Jaisalmer
  • Jaisalmer
  • Jaisalmer
  • Jaisalmer: il Tempio giainista
  • Jaisalmer: il Tempio giainista
  • Jaisalmer: il Tempio giainista
  • Jaisalmer: il Tempio giainista
  • Jaisalmer: il Tempio giainista
  • Jaisalmer: il Tempio giainista
  • Jaisalmer: il Tempio giainista
  • Jaisalmer: il Tempio giainista
  • Jaisalmer: i palazzi
  • Jaisalmer: i palazzi
  • Jaisalmer: i palazzi
  • Jaisalmer: i palazzi
  • Jaisalmer: i cenotafi reali
  • Jaisalmer: i cenotafi reali
  • Jaisalmer: i cenotafi reali
  • Jaisalmer: i cenotafi reali
  • Jaisalmer: eunuchi
  • Jaisalmer: eunuchi
  • Jaisalmer: eunuchi
  • Jaisalmer: pupazzi
  • Jaisalmer: eunuchi

Partimos a primera hora de la mañana hacia Jaisalmer ya que estaba previsto cruzar el desierto.  El día se volvió aún más complicado debido a un problema mecánico de nuestro autocar.  Lo que nos permitió pernoctar en Fort Pokaran y vivir algunas horas junto a los habitantes del poblado.  Fue curioso ver el autobús lleno hasta lo imposible, en cuyo interior viajaban tres bonitos rostros, muy parecidos entre ellos. No podían ser otra cosa que madre, hija y nieta.

Jaisalmer es conocida como la fortaleza del desierto, cuyo origen se remonta a 1150. Hasta hace 50 años, sólo se podía llegar en camello, no tenía electricidad y no tenía suministro de agua.

A la incomodidad del calor durante el día  hubo que añadir el de la noche (tres noches sin aire acondicionado).

Llegamos a Jaisalmer después de cruzar una inmensa extensión de arena de color ocre, sólo interrumpida por la larga línea de asfalto de la carretera, a menudo cubierta de arena.

Aún más hermosa es la vista a lo lejos, las murallas que representan la parte más espectacular de la ciudad.

Visitamos la ciudad fortificada y nos sentimos fascinados por la belleza de la Puerta del Viento nos introduce en la plaza, donde los gobernantes en el pasado asistían a los espectáculos. Ahora sólo quedan hermosos y coloridos  títeres que se exhiben para la venta a los turistas.

Visitamos el templo, un barrio con bonitas casas, la zona de los cenotafios reales, y concluimos asistiendo a un espectáculo de eunucos.

Ver el viaje completo India, Rajastán