06/2005 - Italia, Isla de Ischia

Viaje de 9 días a Italia, Isla de Ischia visitando Ischia Porto, Ischia Ponte, Lacco Ameno, Casamicciola Terme, Villa La Colombaia, Jardines La Mortella, Forio, Playa de Citara, Jardines de Poseidón, Sant’Angelo d’Ischia, Ciglio, Serrara, Fontana, Buonopane, Barano d’Ischia Lido Maronti, Castillo aragonés

La hermosa Isla de Ischia tiene un puerto nacido del cono de un volcán. Ischia se compone de dos partes: la moderna y animada Ischia Porto e Ischia Ponte, que es el núcleo histórico, el pintoresco pueblo de pescadores, cerca del Castello Aragonese.

Para conocer bien la Isla no hay modo mejor que darle la vuelta completa, ya sea por mar o por tierra de lo cual dejo algunas fotografías.

Un breve comentario sobre los habitantes de Ischia a los que definí como los “Suizos” de Campania por su gran trabajo y por la perfecta limpieza de la Isla.

Por otro lado, son personas exquisitamente típicas de Campania por su amabilidad y simpatía.

Lacco Ameno, es una localidad famosa por su “Seta”, un islote frente al puerto.

Ofrece increíbles puntos panorámicos especialmente desde el cercano promontorio.

Continuando hacia el noreste de la isla se puede visitar la que fuera residencia de Luchino Visconti: Villa la Colombaia.  Estuvo abandonada durante varios años después de la muerte del cineasta y actualmente es un museo.

En Forio, cerca de Punta Caruo y de la playa de San Francesco da Paola (toma el nombre de la vecina y homónima iglesia), se encuentran los jardines de la Mortella, diseñados por el inglés Sir William Walton en un amplio parque con terrazas e innumerables y preciadas plantas, particularmente las tropicales. Es muy bonito, tanto que obtuvo el premio “al parque más hermoso de Italia en el año 2004”.

Forio es la ciudad más pintoresca de la Isla, dominada por el Monte Epomeo en cuyas pendientes están los viñedos más importantes de la Isla. En la ciudad predominan unos torreones,  restos de los dieciséis originales, construidos para defenderse de los ataques de los piratas. En el mar, sobre un promontorio, se encuentra la blanca y pintoresca Iglesia de la Madonna del Soccorso.

Desde la Plaza se tienen unas increíbles vistas panorámicas del mar; a veces,al atardecer, se ve en el horizonte un misterioso “rayo verde”, mientras que las islas Pontine se reflejan en el cielo por un fenómeno de espejismo.

Son varios los negocios con especialidades gastronómicas, en particular Serpico y el excelente restaurante “Il Saturnino”.

Pasando Forio se encuentra la hermosa Playa de Citara, dedicada antiguamente a la Venus Citarea. En esta localidad  se encuentran los Jardines de Poseidón donde hay varias piscinas termales con aguas sulfurosas a diferentes grados.

Más adelante se encuentran varios pueblos, pero es cerca del mar que se disfruta de las vistas más hermosas.  Desde el promontorio de lava de Punta Imperatore se tiene una amplia vista panorámica que se extiende desde el Monte Circeo, en la costa del Lacio, hasta la costa de Campania, en la península de Sorrento.  En Punta Chiarita se puede bajar hasta el mar y tomar un baño en las cálidas aguas de Sorgeto (allí se puede tomar un baño en cualquier época del año). Luego de unos kilómetros, precedido por una bonitas vistas desde lo alto, se llega al pueblo de pescadores Sant’Angelo d’Ischia.

Se sitúa en un lugar pintoresco, entre dos bahías, cuenta con casas de colores sobre un promontorio entre estrechas calles peatonales,  recorridas sólo por pequeños vehículos eléctricos que llevan suministros a varios hoteles.

Prosiguiendo más adelante hacia el interior de la Isla, pasando la localidad de Panza, se encuentra el pueblo Ciglio en el cual hay varias casas que fueron construidas dentro de enormes bloques de traquita.

La carretera continúa en subida. Primero nos encontramos con Serrara, donde desde una terraza panorámica, se goza de unas vistas que abarcan desde la Punta Imperatore, a la derecha, hasta Punta San Pancracio, a la izquierda.  En el mar se ve la Isla de Capri, mientras que abajo se ve al promontorio de Sant’Angelo d’Ischia. En esta localidad, en el restaurante “Il Bracconiere”, se puede comer una de las especialidades gastronómicas de Ischia: el “coniglio a la cacciatora” (conejo a la cazadora).

Para digerir después con un óptimo “Rucolino” casero.

Luego llegamos al pueblo Fontana, el más alto de la isla con sus 452 metros, más tarde a Buonopane otro pueblito, conocido por sus aguas termales Nitroli (ya famosas en la época romana), finalmente llegamos a Barano d’Ischia, situado en uno de los lugares más encantadores de la Isla. Desde Barano una carretera sinuosa baja hasta el mar ofreciendo grandes vistas de la encantadora playa de Maronti protegida por la alta y verde costa.

Considero que la Playa de Maronti es el lugar más bonito de la Isla, ya sea por la bonita playa que por las vistas panorámicas que ofrece (Sant’Angelo d’Ischia a la derecha, la Isla de Capri en el mar).

Existen varias termas que garantizan la presencia de excelentes spas.

En este pueblo me he hospedado en el excelente San Giorgio Terme Hotel.

La parte final del tour de la Isla nos lleva a Buceto en donde pasamos bajo los arcos del antiguo acueducto antes de llegar a Ischia Ponte para la visita del Castillo Aragonese, actualmente propiedad privada, y que ofrece excelentes puntos fotográficos.  La visita es de pago, aunque las vicisitudes sufridas a través de los siglos han causado importantes destrucciones. La Catedral no tiene techo mientras que la cripta ha sido correctamente restaurada y está decorada con frescos del siglo XVI en adelante. Otra área bien conservada es el la del cementerio subterráneo de las monjas del Convento de las Clarisas. Recorriendo los senderos del Castillo Aragonese, particularmente el sendero del sol, entre ricos cultivos y vegetación mediterránea, se llega, pasando las prisiones, a la Terraza de los Olivos desde la cual se goza de una vista panorámica de la Isla de Procida y del Golfo de Nápoles.