11/1989 - México

Viaje de 8 días a México con un itinerario que incluye la visita de México Distrito Federal, Teotihuacan, Cuernavaca, Taxco, Villahermosa, Palenque, Merida, Chichen Itzá, Uxmal.

Qué mejor manera de adquirir una noción de la inmensidad de México DF que admirándola desde el avión!! Situada a 2.240 metros sobre el nivel del mar es una megalópolis muy bonita, especialmente su casco antiguo.

Plaza de la Constitución, conocida por el nombre de Zocalo, es el corazón de la ciudad.

Allí se encuentran: La Catedral Metropolitana, donde las campanas del campanario quedaron “clavadas” después de los temblores sufridos por un reciente terremoto, el Palacio Nacional sobre su puerta principal se encuentra la “Campana de Dolores” cuyas primeras campanadas dieron comienzo a la primera guerra por la independencia y por último, la Plaza de las Tres Culturas.

En las cercanías visitamos la Plaza de Santo Domingo en la cual, bajo el Portal del Evangelista, trabajan los modernos escribas provistos de máquinas de escribir y otras para estampar.

Dentro del Palacio Nacional, se pueden ver los famosos murales pintados por Diego Rivera en los años treinta.

El pintor representó la historia de México, desde la guerra por la independencia hasta la revolución.

Fue muy interesante la visita al Museo de Antropología, que contiene hallazgos arqueológicos en varias salas que llevan el nombre de las distintas culturas que se sucedieron durante los siglos.

El 1º de Noviembre es festivo en México y se celebra, tradicionalmente, porque es el día en que los muertos regresan a sus hogares para visitar a sus seres queridos. Por ello es un día de fiesta que se festeja como ilustro en la galería. Cerca del Zócalo, se reúnen los Mariachis, músicos ambulantes, que en solitario o en grupo, vestidos con los trajes tradicionales, cantan a toda voz las baladas tradicionales. No siempre son afinados ni ellos, ni los instrumentos, sin embargo ofrecen un espectáculo único.

En el lugar donde se apareció la Virgen, declarada en 1737 Patrona Nacional de la Nueva España, se construyó la Basílica de Nuestra Señora de Guadalupe, que comenzó a hundirse por lo que se construyó una nueva.

Es la más antigua de las ciudades  pre Aztecas, existente ya en el siglo I DC.

Allí se encuentran las gigantescas “Pirámides del Sol y de la Luna”; la Pirámide de la Luna se eleva al final de la “Calzada de los Muertos” una avenida de más de dos kilómetros de largo.

Es muy pintoresco el Palacio de Tetitla con las figuras de jaguares, serpientes y águilas.

Taxco es famosa por las minas de plata, que actualmente se encuentran agotadas, es una pintoresca ciudad colonial encaramada en las laderas escarpadas, con calles estrechas y una iglesia, que es una obra maestra de la arquitectura barroca, la Parroquia de Santa Prisca, construida con piedras rosadas.

De regreso a México DF volamos a Villahermosa, ciudad del estado de Tabasco, para visitar el Museo Arqueológico de la Venta. La civilización olmeca, que se remonta al 1200 AC, dejó testimonios sorprendentes. Cabezas enormes (de hasta tres metros) con curiosos cascos, talladas en basalto. El museo se extiende a lo largo de un sendero, que atraviesa una vegetación tupida. Cuenta con varias esculturas, además de las cabezas, que representar figuras humanas, deidades y otras más.

A 130 km de Villahermosa, en el estado de Chiapas, se encuentra el sitio arqueológico maya de Palenque.

Tiene dos templos importantes: el Templo de las Inscripciones, imponente y de más de 25 metros de altura, y el Palacio que tiene varias habitaciones y pasillos; inclusive cuatro patios, en el llamado El Patio de los Cautivos hay enormes esculturas en relieve.

De regreso en Villahermosa volamos a Merida, capital de Yucatán. Visitamos la Catedral de la Plaza Grande.

El monumento Tierra Madre, que el escultor Rómulo Rozo ha dedicado a la nación Mexicana y al continente Americano, es el más significativo.

El sitio maya más complejo y más famoso de Yucatan es Chichen Itzá. Tiene muchos monumentos significativos.

Entre ellos “El Castillo” que, de hecho, es el calendario Maya construido en piedra. Es difícil de describir, pero es importante recordar que con un juego de sombras, durante los equinocios, parece que una serpiente se desliza por las escalinatas.

Detrás de “El Castillo” está el Templo de los Guerreros, que se distingue por la gran cantidad de columnas, y el Templo de Chac-Mool en el cual se realizaron miles de sacrificios humanos.

Uno de los monumentos más bello del lugar es El Caracol, así llamado por la escalera caracol interior. De hecho es un observatorio donde desde la cima los sacerdotes indicaban el mejor momento para sembrar, recolectar y realizar rituales religiosos.

El estadio de El Gran Juego de la Pelota es el más grande de México con una óptima acústica.  El juego consistía en hacer entrar la pelota en un anillo de piedra  y el equipo perdedor era sacrificado. De hecho, a lo largo de las paredes del estadio, hay bajorrelieves que representan las escenas con una multitud de cabezas decapitadas.

El monumento más representativo es la Casa del Adivino, una pirámide de casi 40 metros de altura con escaleras empinadísimas que hacen casi imposible llegar a la cima, teniendo en cuenta también las dificultades climáticas (un insoportable calor húmedo).

Debajo de la pirámide el Cuadrángulo de las Monjas es una construcción cuadrangular con muchas habitaciones pequeñas, de las cuales, aún hoy, se desconoce su finalidad.

El último monumento que visitamos fue el espectacular Palacio del Gobernador cuya fachada tiene más de cien metros de largo. Es considerado la máxima expresión del estilo puuc por la belleza de los revestimientos de piedra caliza.