05/2008 - Namibia, 2^ parte, Regiones del Centro y del Sur

Viaje de 12 días a Namibia (segunda parte) visitando Swakopmund, Walvis Bay (Bahía Walvis), Moon Landscape (Valle de la Luna), Oasis de  Goanikontes, Parque Namib-Naukluft, Costa Skeleton, Desierto de Namib, Paso Gamsberg, Cañón Kuiseb, Solitaire, Valle Encantado, Sossusvlei, Sesriem, Duna 45, Dead Vlei, Cañón Sesriem, Namib Rand, Castillo Duwisib, Seeheim, Parque del Cañón de Gondwana, Cañón Fish River, Keetmanshoop, Giant’s Playground, Desierto Kalahari.

Comienzo la segunda parte de nuestro viaje a Namibia enseñando las fotos del  hermoso y cómodo complejo hotelero cerca del Hotel Atlantic Villa de Swakopmund, que se encuentra cerca del océano.

Fue fotográficamente interesante el paseo dado al alba a las orillas del océano.

Swakopmund es la principal ciudad turística de Namibia, fundada en 1892 por colonos alemanes; y todavía se ve la influencia de estos orígenes.

En las aguas del puerto natural de Walvis Bay, pocos kilómetros al sur de Swakopmund, hicimos un pequeño crucero para poder ver algunas de las atracciones naturales como la colonia de leones marinos y la de pelícanos.

El siguiente día lo utilizamos para visitar los tres sitios cercanos a Swakopmund.

Comenzamos por el Moon Landscape (Valle de la Luna), un punto panorámico desde el cual se pueden ver las colinas y los valles esculpidos por el río Swakop. No lejos de allí el Oasis de Goanikontes, rodeado de montañas áridas.

Luego llegamos al Parque Namib-Naukluft en cuyo interior hay una gran concentración de Welwitschia Mirabilis, una planta (de hecho un árbol) muy duradero (hasta dos mil años) que sobrevive en el desierto gracias a su capacidad para retener la humedad que luego transfiere a las raíces.

Antes de dejar la ciudad nos obsequiamos un vuelo sobre la parte sur de la Skeleton Coast.

Pudimos ver las hermosas dunas del desierto de Namib, los restos de los campos de los buscadores de diamantes, las colonias de lobos marinos y marismas.

Swakopmund nos despide del mismo modo en el que nos recibió: con una espesa niebla.

Cruzamos el Paso Gamsberg, luego nos detenemos en el Cañón Kuiseb que tiene como característica rocas con una inclinación de 45 grados que fueron empujadas por la cercana falla. Encontramos varios grillos “armados”.

Estábamos en el interior del Parque Namib Naukluft y llegamos a Solitaire, un solitario bar en el medio del desierto, situado en una zona conocida como Valle Encantado.

Comimos una riquísima la torta de manzana y vimos un interesante árbol acacia con forma de paraguas con un enorme nido de simpáticas aves tejedoras.

Llegamos a Sossusvlei en donde nos alojamos en el solitario Little Sossus Lodge, un complejo hotelero formado por pequeñas casas desperdigadas en la llanura, con un gracioso mobiliario y un óptimo restaurante.

Entramos en el corazón del Parque Namib Naukluft  por la entrada de Sesriem, donde llegamos antes del amanecer, para poder disfrutar del cambio de color de las dunas, de más de 300 m de altura.

Las dunas tienen la ventaja de ser dinámicas.

Hicimos otra parada en la Duna 45 (el número indica los kilómetros de distancia desde Sesriem). Es una duna que se eleva solitaria y es uno de los símbolos del lugar.

Tuvimos muchas oportunidades de ver a los animales que habitan el parque.

Llegamos al Dead Vlei cansados, por el calor y por la arena muy fina, en la que nos hundíamos.

Dead Vlei es una depresión quemada por el sol en el medio de la Sossusvlei, un enorme pozo rodeado de dunas rojas.

Regresando a Sesriem fuimos a visitar el homónimo Cañón.

Tiene un kilómetro de largo y una profundidad de 30 metros, fue excavado por las aguas del río Tsauchab.

Se remonta a 15 millones de años atrás.

En su alrededor hay unas magníficas vistas.

Comenzamos el viaje con dirección al extremo sur de Namibia, al Fish River Cañón, cerca de la frontera con Sudáfrica, a donde llegaríamos la tarde siguiente.

Cruzamos, disfrutando de magníficas vistas, la reserva natural Namib Rand.

En el camino matamos, con nuestra furgoneta una víbora (Bitis arietans), luego nos detuvimos en una granja en la que vimos guepardos en cautiverio.

Nos detuvimos para visitar el Castillo Duwisib, de estilo barroco, construido a principios del siglo veinte por un barón alemán. Un detalle a destacar es que el castillo fue construido con materiales provenientes de Alemania, que fueron transportados, en los últimos 300 kilómetros de desierto, en carretas tiradas por bueyes.

Llegamos a nuestro Hotel (La Vallée Tranquille), solitario en un altiplano (1.400 metros), propiedad de un francés. En los alrededores había muchas avestruces y varios pequeños pájaros de colores.

A lo largo del camino que nos llevó a Seeheim nos cruzamos con montañas con la cima puntiaguda mientras que otras eran redondeadas.

Una vez que llegamos a Seeheim, una pequeña estación de tren, nos detuvimos a almorzar en un hotel histórico.

Por la tarde llegamos al Cañón Lodge, situado en el interior del Parque del Cañón de Gondwana. El Lodge tiene una parte central muy característica, en el interior de una antigua casa de campo; las habitaciones son bungalows de piedra roja que se asemejan a pequeños refugios de montaña, con jardines llenos de cactus. El paisaje circundante está compuesto por varios grupos de rocas rojas.

Los jardines del Cañón Lodge tienen varias plantas locales, muy coloridas. Con un predominio de los cactus.

Eran fantásticos los paisajes de las vecinas rocas rojas entre las que asomaban los hocicos de los perros de la pradera.

Dimos una vuelta por el interior del Parque del Cañón de Godwana a última hora de la tarde. Los colores y las sombras del atardecer permitieron admirar las plantas, el cielo y las nubes con colores particularmente cálidos. Las sensaciones experimentadas en el lugar no se pueden transmitir, excepto en parte, con las fotos.

A la mañana siguiente, no lejos de allí visitamos el Fish Rive Canyon entrando por la Hobas Gate. Tiene más de cien metros de largo y tiene la particularidad de contener en su interior otro cañón, con una profundidad de más de medio kilómetro.

Es considerado el Gran Cañón africano. Nos detuvimos en dos puntos panorámicos (Main e Hikers).

Salimos, como siempre, por la mañana temprano con destino al desierto Kalahari.

Hicimos una breve parada en el Naute Dam, una represa en el Lowen River, para continuar hasta Keetmanshoop, área en la cual existen densas concentraciones de Kokerboom (árbol aljaba), de la familia de los árboles de aloe, que alcanzan hasta los ocho metros de altura.

Los árboles aljaba también crecen en el interior del Giant’s Playground (Patio de los Gigantes), donde las rocas cuadradas se superponen y forman extrañas figuras, se lo conoce como “jardín de rocas”.

En la misma zona pudimos ver varios fósiles de peces y algunos árboles con enormes nidos de pájaros tejedores.

A primera hora de la tarde llegamos al bonito Lodge Bagatelle Kalahari con lo cual tuvimos tiempo de dar una vuelta con la 4×4 en la sabana, ver el atardecer y brindar con champagne (no conocen nuestro buen “prosecco”).

A la mañana siguiente hicimos una caminata por la sabana. Nuestra guía nos explica las cosas que vamos viendo: la hierba del avestruz, la marihuana de los son, la alta hierba de los arbustos, la escoba amarilla.

Todo fue hermoso e interesante, pero tuvimos una fuerte descarga de adrenalina tras el encuentro cercano con una cobra, considerada la serpiente más venenosa de África.

Fue excelente el alojamiento en el Kalahari Anib Lodge. Fue interesante también la reconstrucción de la vida de los pueblos primitivos de la zona realizada en los jardines del Hotel.

Por la tarde dimos una última vuelta con la 4×4 por la sabana, con un brindis al atardecer.

A la mañana siguiente, a lo largo del camino que nos lleva a Windhoek, nos cruzamos con hermosas cigüeñas marabú.

————————-

Nuestro largo pero completo viaje a Namibia ha llegado a su fin.

Fue un viaje estupendo.

Todavía no éramos conscientes de que, después de algunas horas, nuestro entusiasmo sería aniquilado por la superficialidad de nuestro guía (y conductor) que no controló, como tendría que haber hecho, el jeep, posibilitando el robo de todo nuestro equipaje de mano.

Las fotos del viaje se pueden ver in slideshow con mùsica en el siguiente enlace: www.viaggiaresempre.it – Namibia