06/2001 - Portugal

Viaje a Portugal de 15 días con un itinerario que incluye la visita de la ciudad de Lisboa con los barrios de Alfama, Baixa, Bairro Alto, Estrela, Belem, Catedral Sé, el Elevador de Santa Justa, Monasterio de los Jerónimos, Torre de Belem, Castillo de San Jorge, Mirador de Santa Lucia, Sao Vicente de Fora, Mirador de Gracia, Santa Cruz, Estación de Rossio, Casa do Alentejo, Plaza de los Restauradores, Roche, Igreja do Carmo, Chiado, Palacio del Descubrimiento y la ciudad de Queluz, Sintra, Estoril, Cascais, Cabo de Roca, el Palacio da Pena, Mafra, Obidos, Nazare, Alcobaça, Batalha, Fatima, Tomar, Coimbra, Oporto (Porto), Braga, Pasos Bom Jesus do Monte, Guimaraes, Vila Real, Solar de Mateus, Lamego, Viseu, Guarda, Monsanto, Portalegre, Alentejo, Elvas, Estremoz, Évora, Beja, Serpa, Mértola, Sierra Mértola y el Algarve con Villa Real, Tavira, Olhao, Faro, Parque Nacional de la Ría Formosa, Ilha da Barreta, Albufeira, Lagos, Armaçao de Pera, Ferragudo, Portimao, Sagres, Cabo de San Vicente, Inguina, Zavial, Salema, Burgan, Luz, Puerto de Mos.

Lisboa es muy interesante con sus hermosos monumentos como la entrada a la estación de tren del Rossio y los típicos barrios (Estrela, Rossio, Alfama, Barrio Alto, Baixa).

La recorren coloridos tranvías (es famoso el nº 28) que siguen la ondulada forma de las carreteras.

La Torre de Belem, es un fantástico monumento de estilo manuelino, a orillas del Tajo, fue construido para ser el punto de partida, convirtiéndose luego en un símbolo, de los navegantes que zarpaban para descubrir tierras lejanas.

Cerca de allí se encuentra otro monumento del año 1500, también de estilo manuelino, el Monasterio de los Jerónimos, donde, además del interior, son muy hermosos el portal y el claustro.

En los alrededores de Lisboa visitamos las ciudades costeras de Estoril y Cascais, luego el Cabo de Roca, que es el punto más occidental de Europa, también vimos la Residencia de Verano Real de Queluz, más tarde Sintra con su Palacio Nacional, con sus características chimeneas cónicas y una hermosa fuente de estilo marroquí. Por último visitamos el “Castello dos Mouros” (El Castillo de los Moros), los restos de unas murallas del castillo morisco con buenas vistas de Sintra y Lisboa.

En la parte superior de una de las colinas de la Serra, arriba de Sintra, se encuentra el Palacio da Pena, extraña y colorida residencia real de verano, que se remonta a finales de 1800.

Después de haber visitado el mastodóntico Palacio Real de Mafra continuamos camino hasta Obidos, encantadora localidad rodeada por una muralla bien conservada, coronado por un castillo desde donde se tiene una hermosa vista de las casas blancas del pueblo. Es hermosa la Iglesia de Santa María.

El Monasterio de Santa María de Alcobaça tiene la iglesia más grande de Portugal.

Además de la iglesia visitamos las tumbas de Pedro e Inés de Castro, un monasterio cisterciense y el claustro, conocido como el Claustro del Silencio.

El Monasterio de Bathala (o Convento de Santa María de Vitória), es considerado una obra maestra de la arquitectura gótica, presenta un claustro real con arcos y túneles manuelinos finamente elaborados.

Son muy bonitas las decoraciones de las capillas inacabadas.

Fátima nos recibió con su inmensa plaza, donde los fieles se reúnen para orar los días del aniversario de las apariciones de la Virgen. En la misma plaza, en el lugar de las apariciones, se encuentra la homónima capilla.

Otro monumento de estilo manuelino es el Convento do Cristo en Tomar.

Fundado en 1162 por el maestro de la Orden del Temple en honor a los monjes templarios.

Es muy hermosa la capilla de los Templarios, llamada Charola, el claustro y sobre todo, la gran ventana de estilo manuelino.

Coimbra es famoso por ser la ciudad universitaria de Portugal y porque allí nacieron al menos seis reyes.

La sede de la Universidad se encuentra en el Palacio Real, en la parte alta de la ciudad, se ingresa a través de la Puerta de Hierro. Son muy bonitas la biblioteca Joanina, la Capilla de San Miguel y la Sala Grande de Actos.

La ciudad de Oporto es la segunda ciudad en cuanto a tamaño de Portugal. Tiene barrios típicos como el de la Catedral, que predomina en la parte alta de la ciudad, y el barrio de Ribeira, a orillas del río Duero.

Muchas iglesias y muchos monumentos están decoradas con grandes paneles de azulejos (tanto la catedral como la estación de tren de Sao Bento).

Son de extraordinaria belleza el Palacio da Bolsa (La Bolsa) y la Torre Dos Clerigos (La Torre de los Clérigos).

Braga es una moderna ciudad con un pequeño centro histórico.

En sus inmediaciones se encuentra el famoso Santuario Bom Jesus do Monte (Santuario del buen Jesus del Monte); al cual se llega recorriendo una larga y espectacular escalera. A lo largo de la misma hay capillas, en cuyo interior se pueden ver esculturas de terracota de tamaño natural, además de fuentes y decoraciones simbólicas.

Guimarães tiene un pequeño pero hermoso barrio medieval.

En la plaza del Monasterio de Santa Señora de Oliveira hay hermosas casas y espectaculares nichos religiosos.

En las afueras se encuentra el Castillo de San Miguel con la iglesia románica de igual nombre.

En las verdes y onduladas colinas de la región del Duero, en medio de extensos viñedos, visitamos el hermoso Solar de Mateus (la Casa de Mateus que sale en las etiquetas del homónimo vino) precedido por una gran piscina y con unos jardines muy originales, particularmente el túnel formado por los cedros.

Entramos en la región de Alentejo donde los paisajes rurales ofrecen el espectáculo de grandes extensiones de campos de trigo, olivos intercalados con alcornoques.

Visitamos tres localidades: Elvas, Estremoz y Évora.

La antigua Elvas, con las típicas casitas blancas, está situada en la cima de una colina rodeada por una fortificación.

Se distinguen otros dos fuertes en la cima de dos colinas cercanas: El Fuerte de Santa Luzia y el Fuerte de Graca.

Es impresionante el acueducto del 1600 construido en el exterior de la muralla.

Estremoz, está rodeada por sólidas murallas, además del Palacio (ahora un hotel) se pueden visitar la Torre das Tres Coroas (Torre de las tres Coronas) y la Capela da Rainha Santa (La Capilla de la Reina Santa), dedicada a la reina Isabel.

Llegamos a Evora, declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, un pueblo de origen romano, tal es así que su monumento más importante es un templo romano del siglo III dC.

Es importante el Convento Dos Loios convertido en Posada dónde se puede dormir en las celdas y cenar en los claustros.

El Algarve fue una gran desilusión porque son muy pocos los lugares donde no hay una frenética explotación inmobiliaria, ni siquiera con Villas o casas de estilo, sino que con múltiples enormes y obscenos condominios construidos muy cerca de los acantilados, destruyendo así los tesoros naturales del lugar.

Se salvaron de la especulación inmobiliaria Sagres y Cabo San Vicente (además de la Laguna de Faro con el Parque Nacional de Ria Formosa y la Ilha da Barreta).

Culmino este viaje con una galería de fotos en la cual he recopilado algunos de los lugares visitados a lo largo de nuestro viaje por Portugal.